22/04/2005

CUANDO NOS SALIAMOS CON LA NUESTRA.

Apúrate con la wea, no seas egoísta.- gritaba el mono, mientras me ahogaba en el litro y medio de vino que tomábamos apurados antes de entrar a la tocata de los cabros y su nueva movida grunge. Calma, calma, calma, si me llegó recién.- lo que era falso pero a mi ya me daba lo mismo, porque estaba rico, estaba dulcecito y sentía como me inyectaba los ojos con color rojo y me dejaba los dientes púrpuras que mostraba a las minas para que se rieran, sonrisa de campeón, sonrisa de sinvergüenza. Dejamos la caja metida tras un pilar de fierro rojo del gimnasio, porque ya salía la banda. Wuuuuuuu, woooooooo, waaaaaaaa, ¡vamos a bailar!.-gritó el Maxi y ¡suacks! todos moviéndonos como enajenados por sus guitarras desafinadas y la voz de derby corriente de este energúmeno hiperkinético que saltaba y saltaba, provocando nuestra felicidad adolescente y la sonrisa marcada en nuestros rostros jóvenes que se perdían en rayas distorsionadas por la pura velocidad y el estruendo mal ecualizado de los equipos improvisados del lugar. Ya no daba más tanto sudar, tanto gritar, tanto recibir codazos en las costillas y salí justo cuando bajó las revoluciones y comenzó a cantar casi llorando Jeremy de Pearl Jam. Corrí enfermo de extasiado al pilar-bodega y me sumergí en lo que quedaba del suave y amigable licor, cerrando los ojos, coreando de sorbo en sorbo las letras de Eddie, feliz, pleno, entero... hasta que lo perfecto se perdió en la efímera mano adulta del chico Aguilar, esa garra enana y huesuda que tocó mi brazo con ese desdén de dedo índice calloso e inquisidor y con un rotundo "Joven esta no es conducta de un alumno de este colegio, el lunes no llegue a clases", borró la alegría y me recordó que el mundo sigue sobrio a mis espaldas, una lástima. Yo, lo miré, le mostré la sonrisa del sinvergüenza y le grité "Clearly I remember pickin' on the boy Seemed a harmless little ¡¡¡¡FUCK!!!" para después salir corriendo sintiendo que la vida se abría ante mí, aún con la contra del mundo, rotunda, fuerte, joven y que tenía que cagarme de la risa porque ¿esa era la gracia no cierto? tomar y cagarte de la risa, lo demás a la cresta.

19:52 Écrit par dicho sin remilgos. | Lien permanent | Commentaires (2) |  Facebook |

Commentaires

me da miedo me gusta más esta versión de la foto. la otra me intimidaba cada vez que entraba a mi fotolog.

Écrit par : cori | 23/04/2005

IMPORTANTE
ESTE ES UN CUENTO QUE GANÓ...........YUPI SOY FELIZ.

Écrit par : JORGEandresriosDELRIO | 08/05/2005

Les commentaires sont fermés.