29/06/2005

La parte buena de un ser.

Debe de existir una forma de disfrutar la vida diferente, que se me escapa ahora del entendimiento, porque de la manera que lo hago pareciera que no es ni correcto, ni adecuado, ni menos aún disfrutable.- pensó mientras caminaba.Es que la mañana estaba soleada, con frío y era relativamente temprano, la gente no era el patrón dominante, quizás por eso estaba tan esperanzado y pensaba en nuevos escenarios. En todos los árboles de la calle había pequeñas avecitas, gorriones, zorzales, golondrinas y pequeñas aves, rechonchas y con un copete verde oscuro en la cabeza, cuyo nombre no recordaba, hasta los feos tiuques parecían majestuosos en su miserable tamaño y labor.Condicionado por la luz caminaba, tratando de sentir un poco mas el calorcito, como un girasol, si como esa planta, lentamente caminaba fagocitando los detalles de un despertar distinto, mas sincero quizás, o por último mas espontáneo. Si todos los días fueran como uno quisiera que fuesen, no existirían los abogados ni los bomberos ni los carabineros.- se río al pensar eso.De un momento a otro se le ocurrió que perderse o entre comillas perderse (ya que la ciudad la conocía de memoria) podía ser una de las formas más hermosas de fuga, una fuga calladita y subliminal hacia la nada o hacia todo, no lo tenía claro, por eso dejaba el espacio suficiente para lo que fuese, muy a lo Maturana pensó y recordó los cuentos que de niño leía entre sábanas que eran infinitamente mas cómodas que las actuales.He perdido mucho mas que la conciencia, he perdido mucho mas que la responsabilidad, he perdido mi ingenio y optimismo, ahora cualquier cosa lo hacía sublimar las posibilidades, su animo ya no dependía de él, dependía de los avatares de un destino que siempre es caprichoso. Se detuvo eventualmente y decidió que era necesario volver a algún punto en que pueda tomar riendas claras u decididas de todo el proceso.el proceso... Kafka...Se detuvo definitivamente, suspiró hondo, dio media vuelta y partió con paso franco y estable en la dirección contraria a su regreso, ahora era la ida.Caminó y caminó, comía avellanas y maní confitado que los vendedores le regalaban, porque vendedores de maní confitado hay en todo el país, es como si el maní confitado y su dulzura fueran alimento nacional, golosina antediluviana que inventaron para apalear tardes tediosas en plazoletas de pueblo perdido, idas al teatro, a conciertos, a costaneras perdidas del fin del mundo, siempre hay maní confitado, incluso oyó que un chileno los llevó a New York, convirtiéndose en todo un éxito entre los gringos que apurados necesitaban del azúcar. Por las noches tomaba agua del rocío, levantaba la cabeza y abría la boca, el agua rodaba por su cuello, las gotas le hacían cosquillas, le mojaba las ropas que eventualmente iba cambiando sin mucho sentido, solo por la praxis del calor y el abrigo. En una ciudad poco habitada encontró un cachorro de no más de 3 meses acurrucado, tiritando de frío en una fachada de casa antigua, lo conmovió, lo hizo recordar los hijos que no tuvo. Al poco tiempo el perro era magnífico, nunca mas sintió el miedo cuando tenía que cruzar por los pueblos repletos de asesinos exiliados de las grandes orbes, el perro que bautizó como "Sandokan", era una fiera, si dicen que mató de un coletazo en la nuca a un toro, el mejor toro que se recordaba por esos campos dedicados exclusivamente a fabricar toros de lidia que nunca serían, pues siempre terminaban solventando las necesidades de carne de un país ávido de carne y sin lidias.Él ya ni recordaba el momento en que giró sobre sus pasos, aquella decisión que lo volvió una cosa mítica. Por las noches veía todos los sentidos que podían tomar los derroteros del hombre, los veía siempre en sueños cortísimos, de los cuales despertaba siempre cansado, o más bien siempre estaba cansado, algunas veces no tanto, pues siempre caminaba, hasta soñaba caminando, dormido, despierto, el tiempo se fue descascarando en miles de pequeñas células que no corroían el sendero en que se movía.Lo vio todo, el mundo se le hizo chico, un día cuando iba por su tercera o cuarta vuelta, no se si de norte a sur o de oriente a occidente, recordó que hubo un tipo que pudo caminar sobre el mar, dio unos pocos pasos por afán parabólico, para nuevamente subirse al bote, y las ganas se apoderaron de su cuerpo nuevamente, se sintió muy distinto, recordó cuando tuvo las ganas de seguir el derrotero que seguía. ¿Cómo hago?. Buscó una rama de ciruelo lo suficientemente robusta como para soportar su cuerpo, Sandokan lo miraba tímido, presentía que no sería mas su guardián.El día llegó, el mar mojaba sus pies. Comenzó a caminar vacilante, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, ¡6 pasos!, una carcajada sonora y cristalina recogió el aire y la esparció por todo el mundo, las personas no sabían lo que pasaba, pero la risa era contagiosa, la alegría duró 2 años y 1 en las partes más lejanas. El mar era distinto y hermoso, pensaba siempre, los peces se arremolinaban a sus pies, le facilitaban la marcha, las ballenas y los pulpos, las algas lo reconfortaban con masajes suaves, todo parecía estar dispuesto en el sentido que buscaba, todo era parte de un todo que lo regocijaba, que lo llenaba de luz, que borró todas las dudas que alguna vez tuvo, era la simpleza de la vida lo que lo cubría como un manto fino y suave, como una madre cariñosa... se dio cuenta y una lágrima se escapó, se detuvo por primera ves en miles de años, fue como si el tiempo se congelara completamente, las aves del cielo detenidas en un cuadro magnífico, de nubes y matices del atardecer, los peces y las algas, las ballenas y los pulpos suspendidos en el líquido salino, puro y transparente, como los caballos de un carrusel de óleo mágico, todo el escenario estaba descubierto para él, para sus ojos de caminante perdido, lloró, feliz, comprendió todo, se sentó en la suave ola color turquesa y espuma, respiró hondo, miró el cielo, cerró los ojos y se convirtió en parte del mundo, en parte invisible del mundo y nunca más se preguntó nada.

17:05 Écrit par dicho sin remilgos. | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.